Por Sergio Rocchietti

 

1.

Un experimento supone un trato con las cosas [*].
Si nuestras cosas se hacen con papel haremos plegados y desplegados, no es desdeñable si también sentimos que los universos se forman y se deforman de la misma manera. Nuestras cosas se hacían con papel en la “Galaxia Gutenberg” -la imprenta- más ya no estamos en ella, los espacios han estallado tanto como el universo de Newton y ahora -fugaz e instantáneo- los espacios son cada vez más virtuales, ciberespaciales, por eso un  trato con “nuestras cosas” será un trato con los textos y las propuestas de hipertexto que harán la posibilidad de un trayecto y aún de varios. Subimos -¡que bella manera de intentar recuperar nuestros cuerpos aquí!- al espacio virtual para experimentar con las posiblidades de los símbolos en él. Con las distintas materias que se nos ofrecen, trozos de texto, comentarios, referencias, citas, ideas, escrituras, problemas y alguna provisional respuesta de tanto en tanto que nos indique hacia adónde continuar.
¿Y si éste espacio fuera un océano? Seríamos náufragos que en el borde de una isla lanzan “cosas” al mar y esperan y no esperan y siguen lanzando y cuidando el horizonte sintiendo amaneceres y ocasos.
Estando quietos podemos plantear que el punto es el movimiento y un punto que se mueve hace línea aunque sea la ilusión de una óptica que es la nuestra. Nunca recordamos que las pantallas de cine o TV o de PC nos engañan con respecto a lo que allí sucede, no en sus contenidos, sino en el mismo principio de su funcionamiento, vemos imágenes porque esas imágenes se forman en nuestro espacio (visual, psíquico, emocional) gracias a los artificios tecnológicos, pero allí nada se mueve, todo está quieto. No apelaremos a las imágenes sino a las tramas, a los hilos, a los símbolos, a los movimientos que se pueden realizar sin el trayecto rectilíneo de una razón insuficiente. Simplemente, nuestro movimiento es la lectura.
Continuar en una razón insuficiente es una decisión de cada cual. Para muchos es suficiente y también para muchos más es suficiente ni siquiera plantear la insuficiencia o la suficiencia (de la razón).
Pero esos ya son otros temas. Experimentemos: hagamos que la lectura nos lleve hacia cualquier sitio.

2.

Lo que era el tratamiento (sucesivo) de un determinado tema en la “Galaxia Gutenberg” se plantea como hipertexto en el espacio virtual y aún más como determinados núcleos de temas más específicos que tienen relaciones entre sí y con otros temas y núcleos con los cuales pueden ser puestos en relación, esa relación queda a cargo del lector, creando éste recorridos singulares que pueden y no pueden ser determinados de antemano. Se trata de una versión del concepto de “rizoma” de Deleuze y Guattari, más uno de sus postulados, la cartografía versus el mapa. ¿Es el nuestro un experimento rizomático? No. Es la posibilidad de serlo lo que nos parece lo más interesante. Y aún nos parece más interesante no tener nosotros esa determinación o posibilidad. No es nuestra la certeza, el rizoma es “con” el lector. El rizoma es “del” lector y de la producción de “su” lectura (un acontecimiento o no). Una lectura no de lo meramente visible sino una lectura del “en juego” más allá de lo visible, en la trama de los símbolos y aún en los vacíos del entre-símbolos. Ahí es cuando la lectura se hace cartografía (para el tema del rizoma ver “Mil mesetas” Deleuze y Guattari, cap. 1, ed. Pre-textos). Destacar: “Resumamos los caracteres principales de un rizoma: a diferencia de los árboles o de sus raíces, el rizoma conecta cualquier punto con otro cualquiera, cada uno de sus rasgos no remite necesariamente a rasgos de su misma naturaleza; el rizoma pone en juego regímenes de signos muy distintos e incluso estados de no-signos…” Nuestra cita es tal a los fines de hacer sentir la complejidad y al mismo tiempo la ruptura del rizoma con cualquier tipo de pensamiento lineal.
El rizoma subraya el aspecto de movimiento posible de realizar (nómade no sedentario) y la singularidad de la lectura a realizar, el rizoma es la diferencia de la imagen de la raíz o del árbol, “un rizoma no empieza ni acaba, siempre está en medio, entre las cosas, inter-ser, intermezzo. El árbol es filiación, pero el rizoma tiene como tejido la conjunción “y…y…y…”. En esta conjunción hay fuerza suficiente para sacudir y desenraizar el verbo ser. ¿A dónde váis? ¿De dónde partís? ¿A dónde queréis llegar? Todas estas preguntas son inútiles. Hacer tabla rasa, partir o repartir de cero, buscar un principio o un fundamento, implican una falsa concepción del viaje y del movimiento (metodico, pedagógico, iniciático, simbólico…) Kleist, Lenz, o Büchner tienen otra manera de viajar y de moverse, partir en medio de, por el medio, entrar y salir, no empezar y acabar. La literatura americana y anteriormente la inglesa, han puesto aún más de manifiesto ese sentido rizomático, han sabido moverse entre las cosas, instaurar una lógica de Y, derribar la ontología, destituir el fundamento, anular fin y comienzo. Han sabido hacer una pragmática”.
No estamos aquí para hacer comentarios a frases, por eso lo único a destacar es lo que se propone el pensamiento rizomático [**] (y no es poco, y si no sucede no hay ninguna catástrofe, es una intensidad de intención, casi nada más) llegar a una “pragmática”, lo cual quiere decir: hacer algo. Llegar desde el pensamiento a la acción. Y no llegar a cualquier acción sino una a la cual se llega desde el pensamiento, desde un trayecto de pensamiento, por eso la podemos suponer eficaz. Nada más.

[*]  Experimento: Aparece en castellano hacia el 1280, del latín experimentum ‘ensayo’, deriva del verbo experiri, lat., intentar, ensayar.

[**] Rizoma es el capítulo introductorio al libro “Mil Mesetas”, de Gilles Deleuze y Felix Guattari, continuación del “Antiedipo”, una continuidad poco constante (rizomática), en movimiento, en devenir;  ambos libros pueden leerse por separado y conservan su ser libro que no es otra cosa -para los autores- que ser una máquina (“un libro es una pequeña máquina”). Por lo demás, el texto no es para ser comprendido, aquí se unen a J.Lacan cuando recuerda que no hay que preocuparse por “comprender” (Seminario I). Diremos que un libro es para ser leído y para que lo hagamos funcionar (máquina-dispositivo de escritura-acción: es una buena concatenación).
“Nunca hay que preguntar qué quiere decir un libro, significado o significante, en un libro no hay nada que comprender, tan sólo hay que preguntarse con qué funciona, en conexión con qué hace pasar o no intensidades, en qué multiplicidades introduce y metamorfosea la suya, con qué cuerpos sin órganos hace converger el suyo. Un libro sólo existe gracias al afuera y en el exterior”.
Grave advertencia que tomamos para nosotros: un libro existe gracias al afuera y en el exterior. Desde allí nos preguntamos: ¿cuál es nuestro exterior?¿cuál es hoy nuestro exterior? ¿podemos hacer algo allí? ¿qué podemos producir en ese exterior? Y retomamos también aquéllo de: “Escribir no tiene nada que ver con significar, sino con deslindar, cartografiar, incluso futuros parajes”. Que la escritura haga huella ya no nos pertenece, que nuestra huella haga escritura eso sí. Y sí la huella hace escritura es porque hacemos sendero con nuestro andar, aunque permanezcamos inmóviles con nuestro cuerpo. Y a veces no.

Caracteres generales del rizoma1ero y 2do principio de conexión y heterogeneidad: cualquier punto del rizoma puede ser conectado con cualquier otro, y debe serlo.
3ero principio de multiplicidad: sólo cuando lo múltiple es tratado efectivamente como sustantivo, multiplicidad, deje de tener relación con lo Uno como captura de código, plusvalía de código, aumento de valencia, verdadero devenir, devenir avispa de la orquídea, devenir orquídea de la avispa, asegurando cada uno de esos devenires la desterritorialización de uno de los términos y la reterritorialización del otro, encadenándose y alternándose ambos según una circulación de intensidades que impulsa la desterritorialización cada vez más lejos. No hay imitación ni semejanza, sino surgimiento, a partir de dos series heterogéneas, de una línea de fuga compuesta de un rizoma común que ya no puede ser atribuido ni sometido a significante alguno.
4to principio de ruptura asignificante: frente a los cortes excesivamente significantes que separan las estructuras o atraviesan una. Un rizoma puede ser roto, interrumpido en cualquier parte, pero siempre recomienza según ésta o aquella de sus líneas, y según otras. Es imposible acabar con las hormigas, puesto que forman un rizoma animal que aunque se destruya en su mayor parte, no cesa de reconstituirse. Todo rizoma comprende líneas de segementareidad según las cuales está estratificado, territorializado, organizado, significado, atribuido, etc; pero también líneas de desterritorialización según las cuales se escapa sin cesar. 5to y 6to Principio de cartografía y de calcamonía: un rizoma no responde a ningun modelo estructural o generativo. Es ajeno a toda idea de eje genético, como también de estructura profunda.”

Para nosotros la designación de núcleo [Núcleo Novela – mito] debe ser también puesta en cuestión, como algo que es provisorio, y /o meramente indicativo de una dirección de labor y nada más, no es centrípeto sino centrífugo, se trata de un núcleo nómade que se aleja de un centro que siempre está en dispersión, pero su movimiento no es lineal sino sinuoso y rotatorio. Necesitamos, en ocasiones, un centro de convergencia para poder ejercer la dispersión y el movimiento de fuga de ese centro.

Glosario I (sobre Deleuze):

Agenciamiento: Concepto más amplio que el de estructura, sistema, formación, etc. Un agenciamiento reúne componentes heterogéneos, tanto de orden biológico como social, maquínico, gnoseológico, imaginario. En la teoría esquizoanalítica del inconsciente, el agenciamiento es concebido como sustituto del “complejo” freudiano.

Código / sobrecodificación: La noción de código se utiliza aquí en un sentido amplio: se refiere tanto a los sistemas semióticos como a los flujos sociales y a los materiales. El término “sobrecodificación” corresponde a una codificación en segundo grado.

Devenir: Término relativo a la economía del deseo. Los flujos del deseo proceden por efectos y devenires, independientemente del hecho de que puedan o no atravesar personas, imágenes, identificaciones. De esta manera, un individuo etiquetado antropológicamente como masculino puede ser atravesado por devenires múltiples y, aparentemente, contradictorios: devenir mujer que coexiste con un devenir niño, un devenir animal, etcétera.

Flujo: Los flujos materiales y semióticos “preceden” a los sujetos y a los objetos. El deseo, por lo tanto, no es, inicialmente, ni subjetivo ni representacional: él es una economía de flujos.

Territorialidad / desterritorialización / reterritorialización: Se comprende el concepto de territorio en un sentido amplio, que sobrepasa el uso que suelen hacer la etnología y la etología. Los seres existentes se organizan según territorios que los delimitan y los articulan a los demás y a los flujos. El territorio puede ser referido tanto a un espacio habitado como a un sistema perceptivo/percibido, en el cual un sujeto se siente “en casa”. El territorio es sinónimo de apropiación, de subjetivación realizada sobre sí mismo. El territorio puede ser desterritorializado, esto es, abrirse, en líneas de fuga y salir de su curso. La reterritorialización consiste en una tentativa de recomposición de un territorio desgajado en un proceso desterritorializante. El capitalismo es un buen ejemplo de sistema permanente de reterritorialización: las clases dominantes están constantemente intentando “recapturar” los procesos de desterritorialización en el orden de la producción y de las relaciones sociales.

Texto extraído de “El lenguaje libertario”, varios autores, Págs. 175/6, editorial Altamira, Buenos Aires, Argentina, 1999.
Selección: S.R.

 

GLOSARIO II (sobre Deleuze):

AGENCIAMIENTO:

Noción más amplia que la de estructura, sistema, forma, proceso, cte. Un agenciamiento comporta componentes heterogéneos sea del orden biológico, social, maquínico, gnoseológico, imaginario, cte. En la teoría esquizoanalítica del inconsciente el agenciamiento es concebido para hacer frente al ‘complejo’ freudiano.

ASIGNIFICANTE:

Se distinguirán las semiologías sígnificantes – aquellas que articulan cadenas significantes, Y contenidos significados- de las semióticas a- significantes que obran a partir de cadenas sintagmáticas sin engendrarles efecto de significación, en el sentido lingüístico, y que son susceptibles de conertarse directamente con sus referentes en el cuadro de una interacción diagramática. Ejemplo de semiótica a- significante: la escritura musical, los corpus matemáticos, las sintaxis informáticas, robóticas, etc.

ARQUI- ESCRITURA:

Expresión avanzada por Jacques Derrida que emite la hipótesis de una escritura en el fondo del lenguaje oral. Esta escritura de huellas, de marcas conservándose en espacios de inscripciones, sería lógicamente anterior a las oposiciones tiempo y espacio, significado y significante. El esquizo- análisis objeta en esta concepción su visión demasiado totalizante, demasiado ‘estructuralista’ de la lengua.

BLOQUE:

Término cercano al de agenciamiento. (Introducido con la noción de ‘bloque de infancia’ en Kafka. Para una literatura menor.Deleuze, Guattari, F. París, de Minuit, 1975). No se trata de complejos infantiles, sino de cristalizaciones de sistemas de intensidades que atraviesan los estados psicogenéticos y susceptibles de operar a través de los sistemas perceptivos, cognitivos, afectivos más diversos. Ejemplo de bloque de intensidad: los ‘ritornellos’ [cantinelas] musicales de Proust, “la pequeña frase de Vinteuil”.

CORTE:

Las máquinas deseantes son caracterizadas con sistemas de cortes de flujo. En el Anti- Edipo de Deleuze/Guattari el término de corte es inseparable del de flujo.

¡Connecticut! Connect I Cut!, grita el pequeño Joey de Bettelheim.

CODIFICACION / SOBRE- CODIFICACION:

La noción de código está empleada en una acepción muy amplia; puede concernir a los sistemas semióticos, tanto a los flujos sociales como a los materiales: el término de sobrecodificación corresponde a un código en segundo grado. Ejemplo: sociedades agrarias primitivas que funcionan según su propio sistema de codificación territorializado, son sobrecodificadas por una estructura imperial, relativamente desterritorializadas, que les impone su hegemonía militar, religiosa, fiscal, etc.

CUERPOS SIN ORGANOS:

Noción tomada por Gilles Deleuze a Antonin Artaud para marcar el grado cero de las intensidades. La noción de cuerpos sin organos, a diferencia de la noción de pulsión de muerte, no implica ninguna referencia termodinámica.

DEVENIR:

Término relativo a la economía del deseo. Los flujos de deseo proceden por efectos y devenires, independientemente del hecho de que ellos puedan ser o no atribuidos a personas, imágenes, identificaciones. Así, un individuo, antropológicamente etiquetado de masculino, puede estar atravesado de devenires múltiples y, en apariencia, contradictorios: devenir femenino coexistente con un devenir niño, un devenir animal, un devenir invisible, etc. Una lengua dominante (una lengua que opera sobre un espacio nacional) puede estar localmente conectada en un devenir minoritario. Ella será calificada de lengua menor. Ejemplo: el dialecto alemán de Praga utilizado por Kafka (Waganbach, Klaus. Franz Kafka, París, Mercure de France, 1967).

ENUNCIACION COLECTIVA:

Las teorías lingüísticas de la enunciación centran la producción lingüística en sujetos individuados, aunque la lengua, en esencia, sea social y sea por otra parte, conectada diagramáticamente sobre las calidades contextuales. Más allá de las instancias individuales de la enunciación conviene poner al día lo que son los “agenciamientos colectivos de enunciación”. Colectivo no debe ser comprendido aquí solamente en el sentido de una agrupación social; el colectivo implica también la inclusión de diversas colecciones de objetos técnicos, de flujos materiales y energéticos, entidades in- corporales y de idealidades matemáticas, estéticas, etc.

ESQUIZIOS:

Sistema de corte que no implica interrupción de un proceso. El esquizo contiene un nuevo capital de potencialidad.

ESQUIZO- ANÁLISIS:

En tanto que el psicoanálisis partía de un modelo de psiquis, fundado sobre un estadio de la neurosis, centrado sobre la persona y las identificaciones, obrando desde las transferencias y la interpretación, el esquizo- análisis se inspira más bien en pesquisas basadas en la psicosis; rechaza, plaga y/o encajona el deseo, los sistemas personológicos; niega eficacia a la transferencia y a la interpretación.

FLUJOS:

Los flujos materiales y semióticos ‘preceden’ a los sujetos y a los objetos; el deseo, como economía de flujo, no es entonces primero, subjetivo ni representativo.

GRUPO- SUJETO PRODUCCION DE SUBJETIVIDAD:

La subjetividad no está aquí considerada como cosa en sí, esencia inmutable. Tal o cual subjetividad existe según el o los agenciamientos de enunciación que la produzca o no (Ejemplo: el capitalísmo moderno a través de los medios de comunicación y de los equipamientos colectivos, produce un nuevo tipo de subjetividad en gran escala). Detrás de la apariencia de la subjetividad individual conviene describir lo que son los verdaderos procesos de subjetivación.

Los grupos- sujetos son opuestos a los grupos sometidos. Esta oposición implica una referencia micro- política: el grupo sujeto tiene por vocación manejar, en la medida de lo posible, su relación con determinaciones exteriores y a su propia ley interna. El gran sometido, al contrario, tiende a ser manipulado por todas las determinaciones exteriores y a ser dominado por su propia ley interna (super- ego).

IMAGINARIO FANTASMA:

En la medida en que el imaginario y el fantasma no están más en posición central en la economía del deseo del esquizoanálisis, estas instancias deberán ser re- compuestas en el seno de nociones tales como agenciamiento, bloque, etc.

INTERACCION SEMIOTICA Y DIAGRAMATISMO:

Diagrama: expresión tomada de Pierce, Charles Sanders. “Principles of PhilosoPhy, Element of Logic” en Collected papers. Belknap Press Harvard.

Este autor clasifica los diagramas entre los íconos; habla de ellos como Iconos de relación”. las interacciones diagramáticas o interacciones semióticas, en la terminología presente, se oponen a las redundancias semiológicas. Los primeros hacen trabajar los sistemas de signos directamente con las realidades a las cuales ellos se refieren. mientras que los segundos no hacen más que representar, dando equivalentes sin enganches operativos. Ejemplo: los algoritmos matemáticos, los planes tecnológicos, las programaciones informáticas participan directamente en el proceso de formación de su objeto, mientras que una imagen publicitaria nos dará sólo una representación extrínseca (pero ella está siendo productora de subjetividad).

MAQUINA (Y MAQUINICO):

Se distinguirá aquí la máquina de la mecánica. La mecánica está relativamente cerrada sobre sí misma y mantiene relaciones perfectamente codificadas con los flujos exteriores. Las máquinas, consideradas en sus evoluciones históricas, constituyen, por el contrario, un phylum comparable a los de las especies vivientes. Se engendran en forma recíproca, se seleccionan, se eliminan, haciendo aparecer nuevas líneas de potencialidad. Las máquinas, en un amplio sentido, es decir, no sólo las máquinas técnicas, sino también las máquinas teóricas, sociales, estéticas, etc., no funcionan jamás de manera aislada, sino por agregados o por agenciamientos. Una máquina técnica, por ejemplo, en una fábrica, está en interacción con una máquina social, una máquina de formación, una máquina de investigación, una máquina comercial, etc.

MOLECULAR – MOLAR:

Los mismos elementos que existen en los flujos, estratos o agenciamientos, pueden ser organizados de una manera molar o molecular. El orden molar corresponde a las estratificaciones que delimitan objetos, sujetos, representaciones y sus sistemas de referencia. El orden molecular, al contrario, es el de los flujos, de los ‘devenires’, de las transiciones de frases, de las intensidades. Esta travesía molecular de los estratos y de los niveles, operadas por las diferentes clases de agenciamientos será llamada transversalidad.

OBJETO PEQUEÑO ‘a’:

Térinino propuesto por Lacan en el marco de una teoría generalizada de los objetos parciales del psicoanálisis. El objeto pequeño ‘a’ es una función que implica el objeto oral, el objeto anal, el pene, la mirada, la voz, etc. A este ‘pequeño objeto a’ lacaniano yo había sugerido a su autor, adjuntarle objetos pequeños ‘b’, correspondientes a ‘los objetos transicionales’ de Winnicott, y los objetos pequeños “c” a los objetos institucionales.

PERSONOLOGICO:

Adjetivo para calificar las relaciones molares en el orden subjetivo. El acento puesto sobre el rol de personas, de identidades y de identificaciones, caracteriza las concepciones teóricas del psicoanálisis. El edipo psicoanalítico pone en juego personas, personajes tipificados; reduce las intensidades, proyecta el nivel molecular de los investimientos sobre un teatro personológico, es decir, sobre un sistema de representaciones cortado de la producción deseante real (expresión equivalente: triangulación edípica).

PHYLUM:

Término que proviene de la biología y de la zoología. Se refiere a un linaje de formas vivientes provenientes de un mismo origen, sucediéndose por filiación. Un Phylum puede ser más o menos vasto, contar con más o menos ramificaciones, según el punto de partida que se considere.

PLAN DE CONSISTENCIA:

Los flujos, los territorios, las máquinas, los universos de deseos, cualquiera sea su diferencia de naturaleza se relacionan al mismo plan de consistencia (o plan de inmanencia que no debe ser confundido con un plan de referencia); en efecto, estas diferentes modalidades de existencia de los sistemas de intensidad no exaltan idealidades trascendentales, sino procesos de creación y de transformación reales.

POLITICA DEL SECTOR:

A partir de 1960, los poderes públicos en Francia, apoyándose en las corrientes progresistas de la psiquiatría institucional, quisieron hacer salir la psiquiatría de los grandes hospitales psiquiátricos represivos. Se pretendía, entonces, aproximar la psiquiatría a la ciudad. Esto condujo a la creación de lo que se ha llamado equipamientos extra- hospitalarios: dispensarios, hogares, talleres protegidos, hospitales diurnos, visitas a domicilio, etc. Esta experiencia reformista ha transformado el aspecto social exterior de la psiquiatría, sin llegar a plantearse en la práctica una praxis de desalienación. Se han miniaturizado los equipamientos psiquiátricos; no se han cambiado fundamentalmente las relaciones de segregación y de opresión.

PROCESO:

Sucesión continua de hechos u operaciones que pueden terminar en otra sucesión de hechos y de operaciones. El proceso indica la idea de una ruptura permanente de los equilibrios establecidos. El término no está empleado aquí en el sentido en que la psiquiatría clásica habla del proceso esquizofrénico, que implica siempre la llegada a un estado terminal.

Está próximo, por el contrario, de lo que Ilya Prigogine e Isabelle Steigers llaman los procesos disipativos- (Prigogine / Steigers,  La nueva alianza, metamorfosis de la ciencia. París, Gallimard, 1980, pág. 152).

PRODUCCION DESEANTE:

(Economía deseante). A diferencia de la concepción freudiana, el deseo no está asociado a la representación. Independientemente de las relaciones subjetivas e intersubjetivas, está directamente en posición de producir sus objetos y los modos de subjetivación que les corresponden.

REDUNDANCIA:

Este término ha sido forjado por los teóricos de la comunicación y por los lingüistas. Se llama redundancia a la capacidad inutilizada de un código. Gilles Deleuze en Différence et Répétition, PUF, 1969, distingue la repetición compleja, siempre que esta última no se deje reducir a una repetición mecánica o material.

Aquí se encontrará igualmente la oposición entre redundancias significantes, cortadas de toda conexión con la realidad, y redundancias maquínicas, productivas de efectos sobre lo real.

RIZOMAS, RIZOMÁTICO:

Los diagramas arborescentes proceden por jerarquías sucesivas, a partir de un punto central, en donde cada elemento local vuelve a ese punto de origen.

Al contrario, los sistemas en rizomas o en enrejados abiertos pueden derivar al infinito, establecer conexiones transversales sin necesidad de centrarlos o cerrarlos. El término rizoma ha sido obtenido de la botánica. donde define los sistemas de tallos subterráneos, de plantas vivaces que emiten botones y raíces adventicias en su parte inferior (Ejemplo: rizoma del lirio).

SOCIUS:

Noción que comprende las múltiples formas de interacción dentro de una comunidad, grupo, familia. El socius es la instancia básica de la socialidad, el organismo resultante de la interacción social desde sus formas más elementales (amistad, pareja, etc.) hasta las más complejas (sociedad global).

TERRITORIALIDAD. DESTERRITORIALIZACION, RETERRITORIALIZACION:

La noción de territorio es entendida aquí en un sentido muy amplio, que desborda el uso que se hace en etología y en la etnología. El territorio puede ser relativo a un espacio vivido, tanto como aun sistema percibido en el seno del cual un sujeto se “siente en casa». El territorio es sinónimo de apropiación, de subjetivación cerrada sobre ella misma. El territorio puede desterritorializarse, es decir, abrirse, implicarse en líneas de huída, partirse en estratos y destruirse. La reterritorialización consistirá en una tentativa de recomposición de un territorio comprometido en un proceso desterritorializante.

El capitalismo es un buen ejemplo de sistema permanente de reterritorialización: las clases capitalistas intentan constantemente rescatar los procesos de desterritorialización en el orden de la producción y de las relaciones sociales. Intenta así adueñarse de todas las pulsiones procesales (o phylum maquínico) que trabajan la sociedad.

Texto extraído de “Cartografías del deseo”, F. Guattari, págs. 201/208, Biblioteca de los confines, editorial La Marca, Buenos Aires, Argentina, 1995.
Selección: S.R.

Relacionar con:

Rizoma – G. Deleuze / F. Guattari >>>