Mapa del sitio

Quienes somos

Comuníquese con nosotros

  Tema Psicoanálisis    Ver todas las notas de esta sección
 
Buscando los orígenes
Sergio Rocchietti

"¿Qué es la originalidad?. Algo que no tiene nombre, que aún no puede nombrarse aunque todo el mundo lo tenga ante los ojos. Tal como los hombres suelen ser, tan sólo comienzan a ver la cosa cuando se la nombra. Los originales fueron los nombradores".

F. Nietzsche, "La gaya ciencia".

"¿Cómo puede el que busca dar nombre a lo que busca todavía?. El encontrar reside en el decir confiador de la palabra nombradora".

M. Heidegger, De camino al habla.

 

Buscar los orígenes es una actitud respetable, pero no podemos evitar cierta trémula interrogación, ¿es que son necesarios? Y sí sabemos que sí, pero también que es necesario alejarse de ellos. En fin, sabemos que en sus cercanías hay densas influencias y perturbadores aires. Digámoslo de una vez, aires de familia.

En nuestro recorrido iremos primero a sitios cercanos, al siglo XIX y luego mucho más lejos, entre y 12000 años antes de Cristo, para volver al siglo XIX.

Hay sitios olvidados hay textos sin voz (sin interlocución),que sólo se conservan como fósiles y que sólo provocan una incesante repetición hueca de sus palabras muertas. Palabras muertas o vacías, es lo mismo, son dos formas de la nada (1). La repetición sin la relación apropiada es lo que hace insensibles a esos textos. Es necesario agregar que texto nos dice -a nosotros- "tejido" y esa trama de palabras -texto- es el tejido que nos forma cuando intentamos el ejercicio de nuestra práctica. Antes y después también, pero ese ya es otro asunto. Para que no nos volvamos insensibles a ciertos textos -difíciles por cierto- o para que dejemos que nuevas palabras nos hagan vivir de nuevo el lenguaje, iremos al siglo XIX .

El siglo XIX es, por cierto, el siglo que más afinidades tiene con el nuestro; la cercanía de sus sucesos y sus ideas se continúan en el siglo XX.

Repasemos algunas de esas ideas y autores.La primera mitad del siglo está dominada por la figura de Hegel -hoy agregamos también allí a- Kierkegaard, Schopenhauer, y Feuerbach. La segunda mitad lo está por Marx, Darwin, Nietzsche, y Freud; esa es nuestra perspectiva, pero hay muchas obras y autores que son los nutrientes de esos hombres y están olvidados; únicamente cuando se trata de verificar si, por ejemplo el psicoanálisis origina un saber específico, se recurre a lo que se llaman las "raíces históricas" (genealógicas, diríamos con Foucault) y es, entonces, que resurgen ciertos aspectos teóricos vigentes en neuroanatomía o en física y es así que aparecen nombres como los de Brücke, Helmholtz, o du Bois Reymond. Pero es ya en 1824 que tenemos el libro de Herbart "La psicología como ciencia" y las consideraciones de Herbart acerca de lo inconciente pueden haber llegado a Freud por intermedio de su maestro Meynert, a cuyas clases de psiquiatría asistió con especial interés.

¿Por qué nuestra preocupación por retomar estas ideas? Veremos como Herbart desarrolla un concepto de lo inconciente (2), y además el concepto de "aparato psíquico" nos va a ser un correlato indispensable para el tratamiento del "aparato del lenguaje" ; el "aparato del lenguaje" fue una denominación de Meynert (3) y Freud se refiere a éste, asimilándolo y haciéndolo propio en su escrito sobre "La afasia", que data de 1891.

Entonces, Herbart nos indica como pudo presentarse a Freud la idea de lo inconciente, a Meynert se lo hace por lo que luego desarrollaremos sobre el lenguaje en las primeras aproximaciones freudianas -que adelantamos, son decisivas para su posterior seguimiento- y la conexión Herbart - Freud pudo realizarse a través de Meynert.

Vayamos al punto de las ideas que queremos volver a traer del siglo XIX y que reencontraremos más adelante referidas a la lingüística. Esto se relaciona con lo que llamaremos: "el trabajo del saber" (4). El modo de pensamiento científico de una época está dado por las premisas conceptuales o invenciones en un campo de saber que gracias a su eficacia -lograda en el campo de ese saber- son importados, para decirlo asi, por otros saberes. Hoy lo llamaríamos -siguiendo a Khun- el paradigma reinante en determinado momento. Este es el caso de la biología del siglo XIX ; las ideas que implementaba la biología eran retomadas por otros saberes. Uno de esos textos que va a proponer una metodología del trabajo del saber son las "Lecciones de anatomía comparada" de Cuvier, obra que se edita en el año 1800. No olvidemos que la biología hasta la aparición del "Origen de las especies" de Darwin en 1859 provenía de la tradición de Linneo (1707-1778) y se ocupaba de la comparación y la clasificación, el biólogo actual era llamado naturalista,lo destacable es que Linneo crea un sistema de clasificación científico a partir de la botánica. El sistema de clasifícación estaba basado en la observación y nominación en latín de las distintas especies y variedades de plantas. El saber botánico de la comparación y clasificación es el que recoge Cuvier en sus "Lecciones de anatomía comparada".

La otra referencia indispensable en nuestras cuestiones acerca del trabajo del saber referido a, cómo las ideas interpenetran y determinan a los saberes, es Lamarck (1744-1829), este también se dedica a la botánica pero además investiga en la zoología; a él debemos, por ejemplo, la distinción entre animales vertebrados e invertebrados. Lamarck fue el primer expositor de una teoría evolucionista, llamada luego lamarkismo. Esta teoría la expuso en su obra "Filosofía biológica". Según ella, los seres vivos se transforman en virtud de dos causas: una es el poder de la vida y la otra es la acción de los agentes modificadores. Es, para él, el medio ambiente el que modela el organismo de los animales y de las plantas, y estas modificaciones ocurridas, son transmitidas por la herencia. Sin embargo, la teoría lamarkiana no tuvo una debida propagación y aceptación en la época por la influencia decisiva de ¿quiénes? pues justamente, de Cuvier y de Linneo, ambos sostenedores del creacionismo -paradigma imperante en aquellos días-. ¿Qué es el creacionismo?. Sintéticamente éste postula que la evolución no existe, y que todos los seres vivos fueron creados aisladamente por géneros y especies fijas e inmutables. Esta creación fue llevada a cabo desde la nada por Dios, es la famosa creación ex-nihilo (5).Suele ubicarse, usualmente este momento en el inicio del libro del Génesis, pero ello constituye un error ya que no es sino hasta el libro de los Segundos Macabeos, 7, versículo 28 que se propone la creación desde la nada (ex-nihilo):

"Te ruego, hijo, que mires al cielo y a la tierra y, al ver todo lo que hay en ellos, sepas que a partir de la nada lo hizo Dios (-la expresión literal es: de cosas que no son-) y que también el género humano ha llegado así a la existencia".

Desde aquí y desde el capítulo 1,20 ss. del Génesis,sí, se instala la postura del creacionismo. Desde la letra escrita, desde esas inscripciones del Antiguo Testamento, inmemoriales y anónimas, desde allí ese saber esta moldeado por aquellos caracteres que constituirán al naturalista. Cuvier y Linneo están cercados por lo que le imponen estas letras :

1 Génesis 20: "Dijo Dios: bullan las aguas de animales y aves revoloteen sobre la tierra".

1 Génesis 21: "Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo animal viviente,los que serpean,de los que bullen las aguas..."

1 Génesis 24: "Y dijo Dios produzca la tierra animales vivientes de cada especie: bestias, sierpes y alimañas terrestres...

Estas letras inscriben límites infranqueables, son los límites de lo imposible de ser atravesado, los que allí sostienen lo infranqueable. Sólo Darwin podrá trasladar esa imposición, y no sin un gigantesco esfuerzo. El concepto de evolución será un punto de vista inextinguible en Freud, será lo que él llamará "el punto de vista genético" (6).

De todo lo anterior tenemos que retener la palabra "comparación". Y ahora entramos de lleno en lo que debemos explicitar de las investigaciones sobre el lenguaje en el siglo XIX. El trabajo del saber hace que la idea y la práctica de la comparación de la biología pase a la investigación acerca del lenguaje.

Estaba a reservado a Franz Bopp realizar por primera vez esta tarea. En 1816 publica un trabajo que relaciona el sistema de conjugación del sánscrito comparándolo con el griego, el latín, el persa y el alemán. Podemos situar con precisión a este estudio, que se inicia con Bopp, como el nacimiento de la lingüística comparada.

Los conceptos entre otros, que se generan a partir de la lingüistica comparada del siglo XIX son los de parentesco lingüístico y de prototipo común. Comienzan a relacionarse las distintas lenguas y a tratar de encontrarse en las lenguas precedentes un origen común.

Ahora bien, quisiera reforzar la hipótesis del "trabajo del saber" y para eso voy a citar las palabras de Federico Schlegel (7) cuando dice que: "el punto decisivo que lo esclarecerá todo -esto es, la relación del sánscrito con otras lenguas- es la estructura interna de las lenguas, que nos dará formas enteramente nuevas sobre la genealogía del lenguaje, así como la anatomía comparada ha alumbrado a la historia natural".

Hasta ese momento la filología clásica, o sea el estudio del establecimiento correcto del latín y del griego, estudio que se había reiniciado en Florencia en la época del Renacimiento en la academia neoplatónica de Marcilio Ficino y posteriormente fue reintroducido bajo bases científicas por Federico Wolf en 1757, era el vigente.

Una gran cantidad de investigadores se dedicó al estudio sistemático de las lenguas europeas para hallar similitudes o diferencias con el sánscrito así se fue diluyendo progresivamente la idea de que este hubiera sido la lengua original -cuestión de la que el propio Bopp, había dudado ya- lo que sí se estableció firmemente es que casi todas las lenguas de Europa y algunas de Asia occidental y meridional pertenecen a una misma familia que se conoce con el nombre de indoeuropea.

Lo que también quedó como un ideal a realizar era la presunción de que con este método -la comparación- en algún momento se podría "reconstruir" la lengua original, esto es, el prototipo común del cual derivan todas nuestras lenguas. Retomaremos esto a propósito de las últimas investigaciones -que se vienen realizando desde 1960 en adelante y veremos, también, como ese ideal sigue vigente.

Otro de los hombres que se destacó en este campo -la lingüística comparada- fue Schleicher ya que expuso una idea que tuvo mucho éxito y que fue la de unir un árbol genealógico y su concepto de fragmentación del indoeuropeo, para explicar como de una lengua unitaria y primitiva habrían sobrevenido, por sucesivas escisiones, todas las demás.

Schleicher introdujo además la idea de que hay que considerar a las lenguas como organismos naturales que, fuera de la voluntad humana, nacen, crecen y se desarrollan de acuerdo con reglas determinadas, después envejecen y mueren manifestando así, la serie de fenómenos que son designados con la palabra vida. La lengua considerada como un organismo viviente he allí nuevamente el "trabajo del saber", biológico, como hemos subrayado, del siglo XIX- y el propio Schleicher destaca que quería aclarar la evolución de las lenguas aplicando la teoría de la evolución de Darwin.

Dos grandes ideas se afianzan en el siglo XIX con la língüística comparada: una, es la de la posibilidad de encontrar el origen del lenguaje, y la otra, es la del lenguaje como un organismo viviente.

Puntualicemos en cuatro items lo que introdujo la lingüístíca del siglo XIX, o como ella ha sido denominada posteriormente "gramatica comparada" o "comparatismo" y que fue criticada por Saussure en el capítulo uno de su "Curso de lingüística general".

Item uno: a fines del siglo XVIII se descubre la analogía existente entre el sanscrito -lengua sagrada de la India antigua- y la mayoría de las lenguas europeas antiguas y modernas.

Item dos: Bopp establece en 1816 el método de comparación. Afirma que no sólo son elementos parecidos los que se encuentran en distintas lenguas sino que hay entre esas lenguas un parentesco. Estas lenguas son -por herencia- transformaciones de una lengua madre, el indoeuropeo, que no se conoce directamente (no hay testimonios de él) pero se ha hecho una reconstrucción del mismo. Las investigaciones históricas y arqueológicas posteriores denominan indoeuropeos a distintos pueblos: hetitas, aqueos, indoiranios, que en su migración se establecen en distintas zonas europeas, en sucesivas oleadas de traslado, desde el segundo milenio antes de Cristo.

Item tres: el método utilizado para la investigación del lenguaje es el comparativo. Procura establecer correspondencias entre las lenguas. Así, se comparan las series del sanscrito, dios: devah con las del avéstico daeva; del griego: zeus; del latín: deus; del osco y del umbro diuvei; del irlandés: día ; del galés: duw; del eslavo: divu.

La comparación se ejerce sea cual fuere su distancia en el tiempo y buscan que el elemento "X" de una lengua pueda sustituirse al elemento "X" de otra .

Item cuatro: la comparación de dos lenguas es ante todo la comparación de sus elementos gramaticales. 0 sea, que se trata de explicar las partes constitutivas de una lengua. Estos son los elementos llamados radícales o lexicales; para no correr el riesgo de confundir elementos que estarían en otra lengua por los préstamos dados por la cercanía de su actualidad temporal, se eligen los elementos radicales, ya que la solidaridad, recíproca de los elementos gramaticales hace que constituyan sistemas coherentes (tiempos, casos personas) y al comparar esos rasgos se puede evitar el riesgo mencionado.

Dos son las cuestiones que hacen que nos detengamos largamente en la lingüística del siglo XIX. Una es la importancia que tiene, devenida tal por ser los estudios sobre el lenguaje que existían en la epoca freudiana, aunque Freud va a arribar al lenguaje siguiendo la senda de la neuroanatomía. Este campo de saber va a ser su punto de referencia inicial. Y dos, creo que esto es lo más importante para nosotros, hoy, las más recientes investigaciones sobre el lenguaje -es una de sus escuelas- vuelven a privilegiar el método comparatista,si bien lo hacen con todos los progresos que separan a 1816 de nuestros días .

Esta investigación surge en Rusia en la década de 1960, el más destacado expositor de esta escuela que ha sido llamada "Nostratic", es Vitaly Sjevoroshkin que emigra a los E.E.U.U. en 1974 y enseña en la Universidad de Michigan.

El nombre Nostratic proviene de la palabra latina "noster", nuestro, y nomina a la lengua, en rigor, una proto-lengua, que estos investigadores postulan que es una posibilidad para alcanzar los orígenes del lenguaje.

Hagamos el camino al que ellos adhieren. En primer término debemos considerar que por la evidencia de restos fósiles, en especial las mandíbulas se pueden rearmar los aparatos de fonación de un individuo primitivo. Esto es, que dada una parte del esqueleto se puede -por medio de programas de computación- reconstruir todo el esqueleto y aún la disposición y forma de los órganos, esta disciplina se llama paleontología biológica. Por intermedio de ella se considera que si el homo sapiens poseía algún lenguaje en el año 50000 antes de Cristo no habría podido articular -por la disposición de los órganos de emisión de la voz- ninguna otra vocal más que una "a" prolongada.

En cambio, mediante el análisis de la evolución y el sonido de distintas lenguas más el significado de ciertas palabras han reconstruído el vocabulario básico -nos referiremos luego a él- de un remoto lenguaje ancestral que sitúan entre los 20000 y 12000 años antes de Cristo, es a este lenguaje al que lo denominan Nostratic. Del Nostratic se desprendieron -según ellos- todas las lenguas europeas, así como muchas de Africa y Asia. Uno de los principios conceptuales de la Escuela Nostratic es que: "todas las lenguas, quizás con pocas excepciones, están relacionadas".

El léxico Nostratic ha sido reunido en un diccionario que posee más de quinientas voces ; para lograrlo se trató de identificar en cada lengua derivada las palabras y tendencias fonemáticas más arcaicas.

Un avance principal fue realizado cuando pudieron relevar las voces más estables a través del tiempo. Con la utilización de métodos estadísticos llegaron a reunir los quince significados más firmes entre esos idiomas. Esas palabras representan significados, que rara vez o nunca, han sido reemplazados por otras palabras con el mismo significado en ninguna lengua. La mayor parte de ellos son sustantivos y también términos que designan diversas partes del cuerpo.

Los quince significados más estables, de acuerdo a la lista confeccionada corresponden a: yo-mí ; dos-par ; tú-usted-vosotros; quien-que ; lengua; nombre ; ojo diente ; no - ni; uña; corazón; piojo; lágrima; agua; muerto.

Las investigaciones de la gramática comparada del siglo XIX establecieron la probable raíz común del latín, del griego, el sánscrito, el germánico, el celta, el balto-eslavo y el indoiranio, estas lenguas fueron llamadas indoeuropeas por provenir de una lengua común que se denominó del mismo modo. Pero las posibilidades de seguir las investigaciones hacia atrás en el tiempo se vieron reducidas al límite de los años 5000 antes de Cristo por no tener los comparatistas, testimonio escrito alguno antes de esa época. Lo que se pudo establecer -en épocas mas cercanas a la nuestra- fue el origen del arábigo y el hebreo, dado por la lengua-madre llamada afro-asiática ; el origen del finés y el húngaro dado por la lengua-madre llamada uralo; y la lengua-madre altaico para el mongol, el japonés y el coreano. Esta lenguas-madre se ubican en un mismo nivel con el indoeuropeo.

Los lingüístas rusos de la Escuela Nostratic consideran que ellos han reconstituído el antepasado común a ellas y además han reconstruido otra protolengua que han denominado Dene-caucásica de la cual derivaría el idioma chino y otros lenguajes asiáticos. Esta última, la Dene-caucásica, sería contemporánea del Nostratic.

Proponemos un esquema que va desde las lenguas actuales, de las así llamadas "lenguas romances", donde se ubicaría la nuestra que proviene del latín- hasta arribar a la presencia del Nostratic.

 

La búsqueda del origen no es otra cosa que el tratar de hallar lo que nos hace Uno en la insoportable diversidad. ¿Vana? ¿Estéril? ¿Ingenua? Esa búsqueda nos constituye porque lo insoportable es que sea porque sí o porque no. ¿Qué cosa? Nuestra presencia, nuestro ser, nuestro estar. Punto fugaz, punto de fuga. Atentado a los narcisismos, y a nuestras creencias. Perspectivas de la nada. Insoportables certezas que darán origen a los orígenes, si son reales, si son heroicos, mejor todavía. Nada mejor que las estatuas para darse un cuerpo pretendido inmortal. Las investigaciones de la Escuela Nostratic, reconociendo sus esfuerzos, ¿no nos son muy familiares?

Las consideraciones sobre la lingüística que eran habituales en la época de S.Freud las reencontramos en un artículo que podemos decirlo asi, Freud utilizó ex-profeso al hallarlo. Me refiero al trabajo de K. Abel "Sobre el sentido antitético de las palabras primitivas". Este es un trabajo que se edita en 1884 y del cual Freud hace una reseña en 1910. Pero estamos lejos de ese momento. Es un punto de arribo y que ya está plenamente determinado por -por ejemplo- las consideraciones que Freud desarrolla sobre el lenguaje, en relación al lenguaje figural de los sueños, en "La interpretación de los sueños". La anterior reseña mencionada nos presenta ya la vigencia de una proximidad establecida por Freud: la del lenguaje y el inconciente. A esta proximidad le podemos dar el nombre de una nueva vertiente; así como nos hemos detenido en la consideración de la vertiente de la palabra del mito y de la palabra del logos (8), como dos afluentes del lenguaje, encontraremos que la proximidad establecida por Freud da lugar a una nueva vertiente: se trata del encuentro del lenguaje con el inconciente. Pero, repito, no estamos allí. Me propongo suspender la explicitación requerida por ese encuentro para comenzar a dar cimientos propios a esa explicitación. Estos cimientos son los que el mismo Freud traía y que quedan parcialmente ocultos en tanto él abandona sus intereses neurobiológicos. Considero que es en el gesto de no pedirle a W.Fliess la devolución del manuscrito que conocemos como "Proyecto de psicología", donde podemos ubicar ese abandono. Hipótesis que se corrobora, muchos años después, en el comentario que le hace a Marie Bonaparte cuando ésta le dice que lo había recuperado junto con las cartas que le había escrito a aquél.

Es este un momento de flexión -quiero recordar la etimología de reflexión en su vertiente de "volver a pensar" es, para mí, un momento de volver a pensar lo que realiza Freud, y eso es lo que hace que debamos considerar -en su oportunidad- extensamente los capítulos seis y siete de "La interpretación de los sueños", pues allí se va a alojar una resultante como vector de realización de aquella flexión que hemos mencionado. Ese volver a pensar la psicología va a tener una resultante: el concepto de aparato psíquico.

Ahora bien, hemos mencionado los cimientos y éstos provienen de la dedicación freudiana por la neuroanatomía cuyo producto máximo es a nuestro entender el "Proyecto de psicología"; queremos, entonces, proceder ahora a desocultar un poco esos cimientos.pueá en ellos hay un importante trabajo de Freud sobre "La afasia" y, obviamente como la afasia es una perturbación del lenguaje, él postula allí su pensar acerca del mismo.

Para introducirnos a aquel trabajo nos son necesarias varias demoras más. Vayamos a ellas. En el período comprendido entre los años 1876 / 1882 Freud realiza trabajos de investigación bajo la dirección de E.Brücke,en el Instituto de Fisiología de Viena; en el año 1882 ingresa al Hospital de Viena y se hace médico interno; en 1883 es nombrado ayudante de Meynert,a quien criticará en su trabajo sobre la afasia y será posteriormente Meynert quien lo desafiará -cuando Freud regresa de su viaje a París, donde trabaja con Charcot- a presentar casos de histeria con signos somáticos, ante la sociedad médica de Viena ; Freud hace su presentación que es lo que conocemos bajo el título de: "Un caso de grave hemianestesia en un hombre histérico"», el relato fue bien recibido pero la teoría de Charcot -para explicar la histeria- sustentada por Freud fue rechazada y Meynert, posteriormente, no dejó de enfrentarla, utilizando para ello su propia concepción que se basaba en tratar de ubicar el sustrato anatómico de la histeria.

Antes mencionamos a Brücke, ¿quién era él?. Ernst Brücke (1819-1892) era el director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Viena, bajo su influencia S.Freud deja la biología para dedicarse a la medicina, luego de seis años de aplicarse a aquella. También fue discípulo de Brücke, Josef Breuer; Freud guardaba un gran recuerdo por Brücke, lo calificó como el maestro que había ejercido sobre él la más profunda impresión. El Instituto de Fisiología formaba parte de quienes habían sido discípulos, a su vez, de Johannes Müller y que en el año 1845 se habían reunido en la Sociedad Física de Berlín. En ella, en 1847 Helmholtz (1821-1894) había pronunciado su conferencia sobre el principío de conservación de la energía; Helmholtz trabajaba en Berlin junto a Du Bois-Reymond (1818-1892) y consideraban a Brücke su "embajador en Viena". Esta corriente era llamada la "escuela Helmholtz", los principios básicos de ésta estaban referidos a la sustitución operada por los científicos de la época, quienes habían cambiado la "cosa en sí", el noúmeno incognoscible proveniente de la teoría crítica kantiana, por el concepto físico de fuerza. Desde allí la fisiología -estudio de las funciones de los seres orgánicos- podría medir todos sus procesos recurriendo al concepto de fuerza. La escuela Helmholtz se había propuesto como finalidad aplicar los elementos de la química y de la física a la fisiología. Esta finalidad, como ideal, provenia de la esperanza iniciada con Herbart en 1820 y que fue continuada por Fechner, de quien toma Freud la expresión de "la otra escena" para indicar el lugar del suceder de los sueños.

Para destacar los puntos salientes que debemos tener en cuenta cuando queremos considerar los cimientos -que hemos mencionado- adentrándonos en ellos, sobre los cuales se edificará, ocultando a los mismos, el psicoanálisis, debemos tener presente que la Escuela Helmholtz estaba inserta en los siguientes puntos que determinaban su accionar:

a. Las ciencias que le sirven de guía, esto es las que esta escuela consideraba rectoras, eran la anatomía y la fisiología.

b. El estudio de la mente es el estudio del cerebro como ciencia de la naturaleza. Los procesos psíquicos deben ser susceptibles a las leyes científicas -tesis principal de Herbart-.

c. Los procesos fisiológicos pueden ser pasibles de medición en términos de energía y cantidad.

d. El estudio del cerebro como órgano de la acción conciente (9) se dirige a un análisis minucioso de su estructura en relación con sus funciones. Esto llevará al problema de la localización cerebral versus la función cerebral.

e. Se estudia al sistema nervioso como una totalidad.

f. Se utilizan los conceptos provenientes de la ciencia física como instrumentos de investigación y explicación.

Hemos indicado como una hipótesis que el momento de flexión de este pensamiento, en Freud, estaba dado por el "Proyecto de psicología", recurro nuevamente a él, especialmente a su párrafo inicial, pues opino que todos los puntos anteriores -o la mayoría de ellos- están contenidos allí, explícita o implícitamente, nos dice Freud que:

"El propósito de este proyecto es brindar una psicología de ciencia natural, a saber, presentar procesos psíquicos como estados cuantitativamente comandados de unas partes materiales comprobables, y hacerlo de modo que esos procesos se vuelvan intuibles y exentos de contradicción. El proyecto contiene dos ideas rectoras: 1. concebir lo que diferencia la actividad del reposo como una Q -cantidad- sometida a la ley general del movimiento y 2. suponer como partículas materiales las neuronas".

Es innegable que los cimientos del psicoanálisis, con respecto a estas premisas fundacionales, están referidos a la perspectiva de considerar a lo psíquico desde el punto de vista científico y energético, y aún más, con un soporte material, lo nervioso, lo neuronal, lo anatómico y lo fisiológico. Esta es la única perspectiva que Freud modificará, separará lo anatómico-fisiológico de lo psíquico, las otras continuarán vigentes en su pensamiento y otras serán promesas para el futuro (las consideraciones de lo químico y lo pulsional).

El trabajo de Freud que nos proponemos considerar ahora se haya en los cimientos a los que nos hemos referido, su título es: "Sobre las concepciones de la afasia" y fue publicado en 1891. Debemos agregar que en 1939 -año de su muerte- Freud declinó la sugerencia de incluir este texto en el primer tomo de la edición cronológica de sus obras completas en alemán -que se estaba preparando en esos momentos- señalando que dicho estudio formaba parte de sus estudios neurológicos y no de los psicoanalíticos. Esto es cierto, pero podemos llegar a encontrar que, esbozos de cuestiones metapsicológicas tan importantes como la "representación-cosa" y la "representación palabra" ya estaban presentes en él.

¿Cuál era el contexto en el que se presenta la investigación sobre el cerebro en esa época?.

El cerebro ya había atraído la atención del presocrático Diógenes de Apolonia y de los médicos hipocráticos, quienes trataban de situar diversas afecciones a partir de la observación del mismo, -esto se inserta en lo que hemos dado en llamar el encuentro del lenguaje con la vertiente del logos que da como producto la tekné del médico (10)- en el Renacimiento, el cuerpo y las disecciones se convierten en los métodos que relanzan la búsqueda de respuestas dentro del mismo contexto médico, es la tarea de Vesalio cuya obra principal, "La máquina del cuerpo" se edita en el año 1453, que es el mismo año en que Copérnico publica su "Revolución de las órbitas celestes" (que hará caer al sistema ptolemaico como imagen de la estructura del universo). En el siglo XVIII la vigencia de la pregunta acerca de la sede del alma pone entre paréntesis el tema del cerebro y es con Plourens (1794-1867) y sus ingeniosos experimentos sobre el cerebro de la paloma entre los años 1822/1824 que cobra nuevo impulso su estudio.¿Cuál era el método de Plourens?. Extirpaba el cerebro de palomas y así observaba que todos los reflejos se conservaban a pesar de esa extirpación; una de sus conclusiones fue que el pensamiento y la voluntad son funciones del cerebro en su totalidad y otra fue, que no existía "centro" alguno discernible. Esta conclusión era consecuencia de la elección del objeto de sus experimentos -el cerebro de la paloma- ya que por su tamaño no permitia fácilmente una discriminación exitosa, esto es, observable. Al pasar, podemos también mencionar a la frenología,citada por Hegel en la "Fenomenología del Espíritu", si bien no nos detendrémos en ella, pues era más afín a la fisiognomía que a la anatomía o a la fisiología.

Desde 1742 existían informes sobre casos de afasia (pérdida de lenguaje) pero el primero en estudiar estos hechos y ponerlos en contacto con la idea de que se debían a una lesión en el cerebro fue Jean Baptiste Bouillard, quien en 1825 afirmó que los lóbulos frontales eran las partes cerebrales relacionadas principalmente con la emisión de la palabra, para sostener su tesis presentó 114 casos, pero fue posteriormente, Andral quien informó sobre 14 casos que refutaban la tesis de Bouillard. Por último, en 1861 Broca sostuvo que la pérdida del poder motor del lenguaje obedecía a una lesión "de la parte posterior de la tercera circunvolución frontal del hemisferio izquierdo" del cerebro. Broca llamó "afemia" a esta enfermedad y fue Troisseau el que introdujo el término "afasia".

La afasia de Broca consiste en la pérdida del poder motor de la palabra (no hay emisión de voz) , Wernicke -a quien se refiere Freud en su trabajo- distinguió otro tipo diferente de la afasia motora, y la llamó afasia sensorial, en la que el individuo puede hablar mucho, aunque en forma defectuosa pero no puede identificar las palabras oídas. Wernicke (11) localizó el área cerebral afectada en un lugar muy cercano al indicado por Broca.

¿Qué era lo que presenciaban los neurólogos frente a un afásico? Presenciaban combinaciones tan desconcertantes como la incapacidad de hablar espontáneamente, incapacidad de repetir palabras después de oída una palabra dada, o incapacidad para leer palabras, sin poder en cambio leer letras o viceversa, o bien la incapacidad de entender las palabras de un idioma recién aprendido conservando la comprensión de la lengua materna, etc.

Wernicke y Lichtheim -dos de los autores con los cuales "cruza lanzas" Freud en su artículo, es su modo de expresarse en la carta número 8 a W.Fliess- bosquejaron esquemas ilustrativos cada vez más complejos de las supuestas conexiones entre los centos y las diversas áreas cerebrales o nerviosas que explicaban tal o cual combinación de perturbación afásica (12). Este era el estado de la situación cuando aparece el trabajo de Freud sobre las afasias, cuyo contenido podemos resumir de la siguiente manera: primero distingue la proyección periférica (raquídea) de la representación central (cortical) de los segmentos somáticos en el neuroeje, sosteniendo que la representación de las zonas periféricas del cuerpo en las partes superiores del cerebro ya no es topográfica sino funcional (13).

Rehusa terminantemente localizar representaciones (ideas) en áreas circunscriptas del cerebro (centros) explicando en cambio el "aparato del lenguaje" con un criterio genético, por su gradual adquisición en la infancia, dando esto por resultado la estimulación de vías nerviosas acústicas, táctiles, visuales, quinestésicas, etc. Su explicación de la afasia y la introducción -debida a él- de un nuevo tipo de afasia, la agnosia (perturbación en el reconocimiento de los objetos, lo que provoca las afasias agnósicas) es debida principalmente a su conceptualización de cómo está formado y como se forma el aparato del lenguaje, pues la afasia se debería -según él- a la interrupción de estas vías asociativas y no a la destrucción de ningún centro del lenguaje, sea motor, sensorial o aún comprensivo; finalmente Freud llama a los neurólogos a interesarse más por las funciones que por las localizaciones cerebrales y se refiere especialmente a los "estados funcionales del aparato del lenguaje".

Si bien Freud ubica a "la organización del aparato central del lenguaje" (14) como una región cortical se niega a "localizar los elementos psíquicos del proceso del lenguaje en área específicas dentro de esta región". Estos elementos psíquicos son los que enunciaremos ahora:

a. Para Freud "desde el punto de vista psicológico la palabra es la unidad funcional del lenguaje".

b. La palabra es un "concepto complejo constituido por elementos auditivos, visuales y cinestésicos".

c. Freud considera que "el proceso de asociación implícito en las diversas actividades del lenguaje" complejiza la relación de los elementos básicos de constitución de la palabra.

d. El proceso de asociación se lleva a cabo cuando se adquiere el lenguaje. Los pasos de ese proceso de asociación, enmarcado por la adquisición del lenguaje, son los siguientes:

1. Aprendemos a hablar. Se asocia imagen sonora e imágenes cinestésicas de los órganos del lenguaje -fonación-.

2. Aprendemos el lenguaje (léxico). Se asocia la imagen sonora del hablante con la imagen sonora percibida de los otros -hablantes-.

3. Aprendemos a deletrear. Se asocian imágenes visuales de las letras con nuevas imágenes sonoras.

4. Aprendemos a leer. Se asocian impresiones de inervación de la palabra e impresiones cinestésicas al enunciar individualmente las letras; al asociar las imágenes verbales usadas desde hace tiempo con las imágenes del deletreo, leemos con comprensión.

5. Aprendemos a escribir. Para ello se asocian las imágenes visuales de las letras que reproducimos con las impresiones cinestésicas que recibimos de la mano al escribir (15).

Dos son las transposiciones que debemos hacer para una mayor inteligibilidad de lo que posteriormente sobrevendrá en los conceptos teóricos del psicoanálisis. Una, cuando leamos imágenes no debemos suponer la preeminencia de lo visual, aquí imagen menta aquello que se aloja en los estratos corticales debido a la especifica organización del sistema nervioso y su modo de recibir los distintos estímulos provenientes tanto del mundo exterior como del cuerpo. Y dos, la asociación debe ser leída como una puesta en relación entre distintos elementos. Es, en este período de Freud, un concepto basal.

Si la palabra es un "concepto complejo, construido a partir de distintas impresiones", esto es así por las asociaciones de esos elementos psíquicos (imágenes) de origen tanto visual como acústico, cinestésico, etc. Pero Freud -y esto nos interesa muy particularmente- agrega una consideración fundamental a todos estos elementos mencionados anterior mente y esto es que: "la palabra adquiere su significado mediante su asociación con la idea (concepto) del objeto".

Tenemos entonces que, si el lenguaje es un complejo asociativo, sólo la condición de su relación (asociación) con otro complejo asociativo llamado"objeto" podrá hacer aparecer el significado. ¿Por qué esto es así? ¿De qué objeto hablamos?

Freud nos dice que: "la idea, o concepto del objeto es ella misma otro complejo de asociaciones integrado por las más diversas impresiones visuales, auditivas, táctiles, cinestésicas y otras".

Retengamos esto: el lenguaje como aquella organización basada en una relación de asociación de distintos elementos, brevemente, el lenguaje es un complejo asociativo (hemos descripto, los elementos puntualizados por Freud, en su texto, anteriormente). El objeto es otro complejo asociativo y es por su relación que surge el significado. Seamos precisos, para Freud, de esta cooperación asociativa surge la comprensión.

Su explicitación está encaminada a resolver una cuestión de las afasias, y en especial a una perturbación que él bautiza "agnosia", ésta consiste en la interrupción del lazo asociativo entre la palabra y el objeto. No olvidemos que el objeto es una relación de distintos elementos y podríamos decir que la fuente de su emergencia es debida en último término -ubiquemos nuestra temporalidad teórica,1890- al sistema nervioso. Nosotros podemos acercar la propuesta freudiana a la metapsicología posterior e indicar que éste es el comienzo de la distinción -en Freud- de la palabra y el objeto. En el pensamiento metapsicológico que domina la década de 1910 a 1920 y especialmente en su artículo "Lo inconciente", Freud dividirá a la representación (continuación teórica del termino que aqui se presenta como imagen) del objeto conciente en dos partes, en la representación-palabra y en la representación-cosa.

Freud, para ilustrar la relación palabra-objeto, en su trabajo de la afasia, utiliza un esquema de John Stuart Mill,que toma de su obra "Lógica I", cap. III.

 

 

Freud destaca que la idea de objeto no contiene más que impresiones que se asocian y que su apariencia (la del objeto) son las impresiones sensoriales a las que se pueden agregar nuevas impresiones formando así, cadenas de asociaciones.

Destaquemos dos características más de este esquema. Uno, puede apreciarse una oposición diferencial entre lo abierto de las asociaciones de objeto que aceptan nuevas imágenes sensoriales en su constitución, es más podríamos decir que las necesitan, como si estuvieran a la espera de esas nuevas imágenes) y lo cerrado del complejo de la palabra que no admite nuevas asociaciones; todo se resuelve en los elementos mencionados (impreso, manuscrito, sonoro y cinestésico). La segunda característica es que ambos complejos, objeto y palabra, mantienen una relación -es la línea doble del esquema- que destaca la imagen visual del objeto y destaca la imagen sonora de la palabra. Palabra y objeto, audición y visión; es desde allí que se relacionan ofreciendo al individuo la posibilidad del significado. Dígamos, entonces, que desde una perspectiva netamente semántica el significado le sucede a un individuo cuando la palabra y el objeto se ponen en relación. Hasta aquí las consideraciones sobre el "aparato del lenguaje" y el "objeto".

 

Ahora, no podemos encontrar el origen ni del lenguaje, ni del psicoanálisis (lo referimos a Freud, al hombre Freud, pero nunca podremos saber con certeza qué lo impulsó a él,sólo conjeturarlo), ni de nosotros mismos. Si el origen no se encuentra lo que se encuentra es el lenguaje y el lenguaje encuentra al mito, se hace mito -en la vertiente mito- y mitifica el origen (necesidad del origen; necesidad lógica y necesidad gramatical: estoy, soy, por lo tanto hay el origen). Si el siglo XIX reencuentra al mito lo recuentra en su contar, en su narrar, que -lo sabemos- es un narrarse. De allí el surgimiento de los estudios mitológicos en ese siglo. Pero reencontrarlo no es originarse, en la perspectiva de la búsqueda del origen, quizás no haya más que ficciones, escenificaciones de reencuentros del origen, pero su búsqueda no cesa (deberíamos hablar aquí del sentido, pero desistimos de hacerlo). Retomemos: la distancia que hay entre el no encuentro del origen y el encuentro del lenguaje trae al mito, es la distancia que hay entre lo nuevo del lenguaje (novela) y el roman (traducido usualmente como novela) familiar.

Lo nuevo del lenguaje en su encuentro mitifica al origen con los personajes que me son más familiares, pues son aquellos de mi familia. ¿Y el cuento (familiar)?, ¿y el drama (familiar)?, ¿y por qué no más bien la nada -sin origen- que el ser? Pregunta que lanza Leibniz al siglo XVII y que nosotros retomamos modificándola levemente. En la consecusión de esa pregunta se encuentra,sí, un origen; ser, existir, un origen: el padre muerto (vuelve un sesgo de la antropología del siglo XIX ya transformada por el psicoanálisis, lo que es decir por lo inconciente) se trata de la antropología freudiana de "Totem y tabú".

La muerte como figura de la nada no puede venir a nosotros sino es bajo una forma de la fundación: en el origen de la cultura el padre muerto (símbolo de aquella fundación), en el origen del individuo el deseo -es el acto para Freud- del padre muerto.

¿Qué respuesta dar, -a aquella pregunta de Leibniz- ,como a la presencia del símbolo del padre muerto (mito del asesinato: escenificación de la ficción -eficacia-)?. En el origen el padre muerto. Y su tumba. La tumba como símbolo y la muerte como la potencia del símbolo para con las cosas. Desde aquí, he allí y aquí la cultura, tierra de la tumba y tierra de la agricultura, que nos hace "estar en deriva del lenguaje" (J.Lacan, "L´ Etourdit") será lo que sigue nuestro sendero (lenguaje), seremos prisioneros del encuentro (azar), ciegos y hambrientos de sentido y significación, no cejaremos en el intento de que la ausencia sea presencia; presencia concreta, efectiva y calme a nuestro devorar (consúltese al respecto los suplicios griegos en su faz de inacabada realización, "tonel de las Danaides" o "suplicio de Tántalo" que en su perpetuo hambre trataba de acercarse a los alimentos y en si perpetua sed trataba de acercarse al agua y en su proximidad éstos le rehuían) pues el hombre es un devorador de sentido y también un incesante buscador de sentido. La respuesta es, entonces, nada más que: Hay la cultura. Hay el lenguaje. Hay el símbolo. El padre muerto y su tumba testimonian de ello.

¿Qué encontraremos si abrimos la tumba? Nada. La tumba vacía genera la creencia (cristianismo). La espera indefinida genera la creencia (judaísmo). Al abrir la tumba el símbolo se disuelve en la carnalidad que nunca estuvo, no hay padre como no hay humano que pueda ser símbolo (17). No hay padre del símbolo y si hay padre del símbolo en su adjudicación: "tú eres". Por eso la búsqueda de los orígenes no puede ser otra cosa que escuchar atentamente las historias que se contaban alrededor de las hogueras y esperar quizás intervenir en ellas. Buscar los orígenes es contar historias que quizás se escriban.

Notas:

(1) Si quisieramos complicar la cuestión -se puede preveer el porvenir lejano- podríamos decir que lo sexual, el sentido y la significación son formas de la nada. Recuérdese que la nada no debe sustantivarse como substancia, y que la nada tampoco es la nihilificación. (Consúltese al respecto: M. Heidegger, ¿Qué es metafísica").  

(2) La concepción de Herbart acerca del inconciente es sumamente instructiva, pues es el primero, antes de Freud, de postular un inconciente psíquico en términos dinámicos. Para el primero los procesos psíquicos inconcientes se hallan en un permanente estado de conflicto, siendo estos "ideas de intensidad variable". 

Para Herbart lo primero son las ideas y luego provienen los afectos. Interesa también ubicar lo que podemos llamar la continuidad espacial del aparato psíquico, pues si bien el conflicto que él señala es intrapsíquico, el conflicto surge en relación a las ideas de otras personas que son fuente de perturbación o emisoras de agresión y ubican al individuo en un estado de "autoconservación". La vida psíquica es -para él- dual, de aquí proviene su desarrollo acerca de la represión; hay una idea reprimida cuando no puede alcanzar la conciencia pues hay otra idea que se le opone, o cuando ha sido desterrada de la conciencia por uno mismo (esto es sumamente similar a lo desarrollado por Freud acerca de la represión). Las ideas son el elemento primario de la psique; su intento era conducir los procesos psíquicos a leyes científicas, para ello deben ser cuantificados en medidas de energía (posteriormente la Escuela Helmholtz se inspiraría en sus ideas) y su ideal confesado era la realización de una "psicología matemática".

(3) Para Meynert los recuerdos y las ideas estaban asociados a distintas células cerebrales; esto fue discutido por Freud. Ahora bien, lo anterior se basaba en un postulado inicial que marca a fuego su pensamiento: psiquismo (mente) y cerebro (anatomo-fisiologia) están tan estrechamente unidos que al referirnos a uno nos referimos al otro; para designar esto tenía una expresión "la mecánica del cerebro". Era un expositor de la "psicologia asociacionista" que combatía a la "psicología de las facultades" vigente en Inglaterra por aquellos tiempos. 

Tenía una teoría basada en la "proyección" término que Freud discute en su trabajo sobre las afasias (en el sentido en que lo empleaba Meynert ) y que luego utilizará bajo un aspecto netamente psicoanalítico. Para Meynert, la proyección designaba la acumulación de estímulos que impresionaban al sistema nervioso desde diversas partes del cuerpo y que al alcanzar los estratos corticales del cerebro se proyectaban sobre la conciencia. También empleaba nociones acerca de la energía, la que nutrían y daban razón de ser a los afectos, estas nociones eran las de ataque y defensa y por último, -y esto lo acerca a la afirmación freudiana del cap. 7 de "La interpretación de los sueños", especialmente a los esquemas del aparato psíquico, para Meynert,el proceso básico en el cerebro y en el psiquismo es el del reflejo (lo que nos indica a la fisiología como el saber principal en la consideración de lo psíquico).

(4) Una recomendación en especial, -que en nuestro caso es una esperanza y si no se cumple no nos quedaremos a esperarla procediendo a su realización- si hemos tratado ciertos aspectos del siglo XIX otros han quedado como promesa; uno de estos aspectos esenciales para el develar de los cimientos del psicoanálisis es la antropología del siglo XIX. La antropología reecuentra al mito y en especial nos trae con él, el problema del origen. La lingüística comparada siglo XIX pretendía dar cuenta del origen del lenguaje, era su máxima pretensión, el encuentro con ese origen. Hoy sigue vigente ese ideal pues no se consigue que deje de serlo y, además, ¿por qué debería dejar de serlo? 

(5) Dos citas de J.Lacan sobre la cuestión de la creación ex nihilo. La primera es del texto "Observaciones sobre el Informe de D. Lagache" :

"Es la estructura misma de este lugar -lugar de la falta la que exige que "el nada" este en el principio de la creación, y que, promoviendo como esencial en nuestra experiencia la ignorancia en la que está el sujeto de lo real de quien recibe su condición impone al pensamiento psicoanalítico el ser creacionista, entendamos con ello no contentarse con ninguna referencia evolucionista. Pues la experiencia del deseo en la que le es preciso desplegarse es la misma de la falta en ser por la cual todo ente podría no ser o ser otro, dicho de otra manera es creado como existente".

Remitimos especialmente a la pregunta de Leibniz que tratamos en el final de nuestro trabajo y a las diversas partes donde nos dedicamos al tratamiento de las teorías creacionista y evolucionista en la biología.

La segunda cita es del Seminario XX:

"El Génesis no relata nada más que la creación -de la nada, en efecto- ¿de qué? : nada más que de significantes. En tanto esta creación surge, se articula por la nominación de lo que es. ( ... ) ¿no se trata en la idea creacionista de la creación a partir de nada, y por tanto del significante."

 

(6) Para que podamos apreciar como no eran ajenas a Freud las teorías biológicas de su tiempo y aún para mostrar como nutrían su pensamiento, transcribo ahora fragmentos de la correspondencia Freud-Abraham, año 19l2:

El 5 de octubre S. Freud le escribe a K. Abraham:

"Como le escribo con tan poca frecuencia, no sé si ya le he hablado del trabajo sobre Lamarck, cuyo tema principal ha de ser que la omnipotencia del pensamiento fue otrora una realidad".

K. Abraham le responde el 2 de noviembre :

"No entendí del todo su insinuación sobre el trabajo sobre Lamarck ¿De qué se trata? Usted no me había escrito nunca al respecto, pero es evidente que pensó que lo había hecho".

Y debido a lo cual Freud le responde el 11 de noviembre:

"De veras que no le escribí nada acerca de la idea respecto de Lamarck? Surgió entre Ferenczi y yo pero ninguno de nosotros tiene ahora tiempo ni ánimo para dedicarse a ella. El propósito es poner a Lamarck enteramente en nuestro terreno y mostrar que su 'necesidad' que forma y transforma los órganos no es otra cosa que el poder de la representación inconciente sobre el propio cuerpo, de la cual encontramos restos en la histeria, en una palabra, la omnipotencia de los pensamientos. De esta manera quedaría explicada psicoanalíticamente la finalidad. Quedarían establecidos dos grandes principios de la transformación que lleva al progreso: el primero mediante la adaptación del propio cuerpo, y el segundo mediante la transformación del mundo externo (autoplástica y heteroplástica), etc."

La necesidad y la finalidad que "forma y transforma los órganos" es la referencia freudiana al famoso principio lamarckiano de: "la función hace al órgano".  

 

(7) Friedrich von Schlegel (1772-1829) ocupa un destacado lugar en la literatura (época romántica) y también un destacado lugar en la filosofía por sus ideas estéticas. Queremos aportar aquí su pensamiento -brevemente- en relación al lenguaje: se interesó por las distintas expresiones lingüísticas de diversos pueblos, así como por esos pueblos y sus culturas incluso por "la lengua y la sabiduría de los indios", pues para él todas las lenguas, y pueblos eran distintos aspectos de una sola comunidad cultural -la cristiana- y de una sóla lengua; en el curso de la historia Dios se va revelando al hombre y es gracias a esto que se le revela al hombre la naturaleza como un conjunto de símbolos. De este modo se llega a una unificación de la creencia, el conocimiento por medio de una visión mítica y a la vez estética.  

(8) Ver "Los tiempos en la palabra", S.R.  

(9) Para exponer la divergencia conceptual irreductible que se traducía en una divergencia metodológica irreductible entre aquellos que adherían a una postura locacionista o a una postura funcionalista y como Freud zanja la cuestión construyendo un "andamio conceptual" : el aparato psíquico; transcribo aquí el prólogo del traductor -Freud- para el libro de Bernheim "De la sugestión y sus aplicaciones a la terapéutica",1888-1889; el fragmento aludido es el que continúa:

"No poseemos ningún criterio que nos permita discernir exactamente un proceso psíquico de otro fisiológico, un acto que ocurre en la corteza cerebral de otro que tiene lugar en los centros subcorticales, pues la conciencia, sea lo que esta fuere no forma parte de todas las actividades de la corteza cerebral ni se adhiere a cualquiera de ellas siempre en igual medida; no es una cosa vinculada a ninguna localización particular en el sistema nervioso".  

(10) Idem nota 8.  

(11) La afasia sensorial (Wernícke) es una relación defectuosa entre las vías motrices corticales y subcorticales. Dejerine y Bastian describieron esta afasia y la llamaron anartría. La consideraron en los círculos neurológicos como una posibilidad de complejizar el concepto fisiológico de acción motora. Kussmaul (1876) dividió la afasia sensorial en sordera verbal y ceguera verbal. Charcot enumeró cuatro tipos de afasia, pues agregó a la motriz, la ceguera verbal y la sordera verbal, el estado que llamó agrafia (imposibilidad de la escritura) es interesante para nosotros, pues exigía pensar en elementos

constitutivos de la palabra, quizás son los que tomó Freud en su tratamiento de las afasias, pero ya bajo el concepto de la asociación. Los elementos que distinguió Charcot eran: 1. Elemento visual; 2. Elemento auditivo; 3. Elemento gráfico; 4. Elemento articulatorio.

Charcot y Pitres encontraron casos de afasia en los cuales el centro de Broca no mostraba lesión alguna. En 1906 P. Marie y Monakow llegaron en forma independiente a las siguientes conclusiones: que la afasia no es una lesión especifica -como pensaba Broca- sino un defecto cerebral general que no puede localizarse, aunque las evidencias tienden a probar que está relacionada la alteración con el área (intelectual) de Wernicke. Como el trabajo de Freud sobre las afasias no tuvo un merecido eco entre los neurólogos de su época debió esperarse hasta 1906 para que otros, dijeran y fueran escuchados, lo que ya Freud en 1891 proponía así :

"Después que Wernicke descubrió la relación entre el área que lleva su nombre y la afasia sensorial, tenía que surgir la esperanza de poder comprender plenamente esta variedad a partir de la localización. Pero nos parece que el significado que el factor de localización tiene para la afasia ha sido sobreestimado y que haríamos bien en preocuparnos de los estados funcionales del lenguaje".

 

(12) El estado de la situación se puede ver ampliamente en los siguientes sistemas explicativos de Wernicke ("El síndrome afásico") :

Y también en los de Lichtheim ("Acerca de la afasia") :





 

 

(13) Freud criticó severamente la doctrina de su ex-maestro Meynert según la cual la corteza contiene una proyección de las diferentes partes del cuerpo; demostró en su articulo sobre las afasias los errores histológicos en que se basaba tal hipótesis. Las fibras nerviosas que penetran en los núcleos de la médula son más numerosas que las que pasan de allí a la corteza, de modo que no puede haber continuidad entre la periferia y el cerebro. La única proyección existente es la de la periferia en la materia gris de la médula misma, si bien es probable la "representacíón" de esta en la corteza, esta representación es más bien funcional que topográfica, al decir de Freud.  

(14) Textualmente dice Freud: "... región cortical continua que ocupa el espacio entre las terminaciones de los nervios óptico y acústico y de las áreas de los nervios craneales y ciertos nervios motores períféricos en el hemisferio izquierdo".  

(15) Dicho suscintamente para mostrar la pertinencia del desarrollo freudiano que a simple vista puede parecer muy complejo:

1. Se aprende a hablar.

2. Se aprende el lenguaje.

3. Se aprende a deletrear.

4. Se aprende a escribir.

Destaquemos la diferencia establecida por Freud, entre aprender a hablar y aprender el lenguaje. Decimos desde allí, hablar es distinto a transitar el símbolo (el lenguaje).  

(16) Es la afasia "agnósica" propuesta por Freud, la que en su re lación objeto-palabra nos permite postular que es la nominación (véase Antigüo Testamento, Génesis: Dios llevando a los distintos animales ante Adán para que les ponga nombre y además, allí tambíén,"la torre de Babel") la parte más endeble del lenguaje (también consúltese el cap. 7 de "Lo inconciente" que podríamos titular : el lenguaje y la esquizofrenia).

Una idea a demostrar: el complejo de objeto sólo va a constituirse -para el individuo- en tanto hay adquisición del lenguaje. Un corolario: es la firmeza del complejo de palabra lo que sostendrá la firmeza de las imágenes del complejo de objeto. Dicho de otro modo: hay permanencia del objeto por la recurrencia a los símbolos (palabras).  

(17) Se puede utilizar un cadáver momificado para dar una imagen del símbolo (Lenin en el Mausoleo de la Plaza Roja y Eva Perón en la C.G.T., por ejemplo).  

 

Reescritura de la versión escrita del seminario "Reflexiones sobre el Psicoanalisis y el Lenguaje" dictado en Grupos clínicos de Buenos Aires durante el año 1988, correspondiente a la segunda reunión.

Nota de un comienzo: "Reflexiones sobre el psicoanálisis y el lenguaje". Me detengo especialmente en la palabra reflexión ; ésta proviene del latín reflectere y significa tanto "volver hacia atrás", y aquí la vertiente nos lleva a encontrar la palabra reflejo, el reflejo es propiamente lo que vuelve hacia atrás; como "volver a pensar".

En la primera parte hemos remontado la temporalidad, por ejemplo al ir al encuentro de las palabras de potencia en el antigüo Egipto; podemos decir entonces que hemos cumplido con ese "volver hacia atrás" siguiendo la dimensión del tiempo. Ahora iremos, primero más cerca al siglo XIX y luego mucho más lejos entre y 12000 años antes de Cristo, para volver al siglo XIX.

La segunda vía de nuestra palabra reflexiones nos lleva al "volver a pensar". Y para volver a pensar el psicoanálisis y el lenguaje nos es necesario el volver atrás: he aquí el recorrer. Volvemos atrás para recorrer hacia adelante.

Comentarios al autor: srocchietti@ciudad.com.ar

Revista Con-versiones

 

 

  

 

copyright 2004 Con-versiones.com Todos los derechos reservados.